La ASOCIACIÓN GITANAS FEMINISTAS POR LA DIVERSIDAD empezó su actividad intelectual con la preparación de documentación a través de reuniones, en forma de círculos formativos, en el mes de abril de 2013. Nace enfrentando un hecho decisivo, que históricamente e independientemente del proyecto político que imperase en España y Europa, la cuestión gitana ha estado y está vinculada intrínsecamente con los Servicios Sociales, la caridad, el Onegerismo y el paternalismo propio de un pensamiento que asume que hay personas a las que “salvar y rescatar” de esa “pobreza” cultural que las define de manera homogénea.

Como grupo de mujeres fundadoras de GITANAS FEMINISTAS nos dedicamos a recopilar información en torno al movimiento feminista en general analizando sus beneficios y deficiencias. Siendo conscientes en todo momento de que para la construcción de una corriente intelectual feminista gitana habría elementos y líneas del “feminismo payo” que serían incompatibles con nuestro discurso. También fuimos conscientes de que sin una base histórica de movimiento y lucha feminista nuestro discurso estaría mermado, por lo que nuestra primera tarea fue trazar un análisis minucioso y concienzudo, sirviéndonos del material y la documentación procedentes del feminismo en España y del resto de países.

Después de intensos meses de trabajo y formación, GITANAS FEMINISTAS POR LA DIVERSIDAD elaboró sus estatutos. Los cuales pueden consultarse públicamente. A partir de ese preciso instante comenzamos nuestra actividad de participación y concienciación en calidad asociativa. De esta manera comienza nuestro viaje. AGFD es el reflejo inmediato de nuestros pensamientos, ideas, actitudes y anhelos.

Feministas porque creemos firmemente que debemos de estar en igualdad de derechos y libertades, en lo referido a hombres y mujeres. Diversas porque todas formamos parte de esa heterogeneidad gitana que algunos tratan de ocultar, de distintas comunidades, religiones, orientación sexual y distintas disciplinas (trabajadoras sociales, sociólogas, maestras, antropólogas, cantaoras, bailaoras, fotógrafas, mediadoras, intelectuales y flamencas).

Somos un grupo de mujeres muy diverso, aunque con dos cosas en común que nos dotan de fuerza y de orgullo… somos GITANAS Y FEMINISTAS. No vamos a representar a todas las mujeres gitanas, pero si animamos a todos a que se unan a esta lucha diaria para lograr la IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES. Creemos, luchamos, buscamos y reivindicamos ser un movimiento social activo. Hemos nacido gitanas y nos hemos construidos en esta lucha, ahora trabajamos para ver crecer una generación nueva de gitanas y gitanos que formen parte del activismo social. Este último, impulsado y legitimado con cada una de las acciones de AGFD.

No representamos a ninguna institución, partido político o religión. Si bien, somos fieles a nuestra gitaneidad. Protectoras y guerreras de nuestra territorialidad.

AGFD es tan gitana como nosotras libres e independientes.

La HISTÓRICA LUCHA de las gitanas ancianas, las guerreras feministas, nuestras madres, que nos protegieron, nos defendieron, cuidaron y amaron y nos dieron todo lo que somos a día de hoy. Dándonos todo su comprensión, apoyo y amor, son ellas las que  forjaron el nuevo despertar de las mujeres gitanas que hoy nos reunimos en AGFD.

¿Por qué surgimos?

La población gitana en España se encuentra actualmente en una situación de estancamiento socioeconómico y político. A pesar de años de políticas genéricas o específicas destinadas a mejorar su situación, ni los niveles de educación ni de salud, vivienda o empleo, han logrado acercarse a los del resto de la población. Lo que es más grave, la posición social de los gitanos, su visibilidad y su influencia política siguen siendo débiles, sujeta a estereotipos y con un juego variable de inclusión/exclusión que no les permite el disfrute de una ciudadanía plena y de una participación real en los bienes sociales.

En el caso de las mujeres esta situación se intensifica con las desigualdades de género que sufren dentro y fuera de la propia cultura, siendo sometidas a estereotipos y prejuicios que vulneran gravemente su propia imagen, fortaleza y capacidad de participación. A pesar de ello, las mujeres gitanas son a menudo el motor de la comunidad, en un sentido cultural y económico. Las mujeres gitanas más jóvenes están haciendo una revolución silenciosa y compleja, en la que reclaman nuevas alianzas y nuevos métodos de participación.

Por ello, creemos que es necesario un cambio de estrategia política. Poner el acento en la visibilidad, el empoderamiento y la organización de las mujeres gitanas en torno a objetivos que discutan a la vez el feminismo, la cultura gitana, la discriminación y la situación social de las mujeres.

Para ello, la ASOCIACIÓN GITANAS FEMINISTAS POR LA DIVERSIDAD ha desarrollado, desde su inicio, acciones que han tenido como objetivo la influencia tanto a nivel local, provincial y estatal, para propiciar un cambio estratégico en la política.

A lo largo de este tiempo nos hemos ido consolidando como Asociación, organizándonos y preparándonos para afrontar proyectos cada vez más ambiciosos e ilusionantes para todas nosotras.

Cuando examinamos cada una de las acciones y actividades que hemos llevado a cabo, nos damos cuenta y nos sorprendemos de manera muy satisfactoria del alcance extraordinario que tiene nuestra actividad para nosotras mismas y para terceras personas. Somos muchas y muchos los que nos consideramos FEMINISTAS POR LA DIVERSIDAD, pero queremos ser muchas y muchos más. Estamos seguras de que, trabajando duro, con ilusión y sin miedos, podemos seguir sumando fuerzas a este nuestro proyecto que consideramos justo y muy necesario.

Conclusiones

Ante este panorama público/político, AGFD aboga por la agitación de conciencias gitanas y no gitanas, buscando y exigiendo esa CORRESPONSABILIDAD que, sin duda, hará posible que nos liberemos de esa pesada mochila culpabilizadora que cargamos sobre nuestras espaldas.

Cuando AGFD profundiza en las consecuencias de la ineficacia de las políticas públicas y la delegación de responsabilidad en el Onegerismo, vinculadas directamente con las mujeres gitanas, las desigualdades se intensifican. Por todo ellos, nuestros análisis parten de una perspectiva feminista comunitaria, teniendo en cuenta las cuestiones relacionadas con: GÉNERO – PERTENENCIA ÉTNICA/RACISMO – CLASE SOCIAL/EMPOBRECIMIENTO.

Gracias a este análisis feminista romaní se ha revelado la visión de acción de nuestra entidad, ya que la resistencia y capacidad de cambio y trasformación de nuestra comunidad para convertirnos en verdaderos protagonistas/activistas está en manos de las muchas mujeres gitanas que llevan años “clamando en el desierto” la dignificación de su pueblo, historia e identidad.

AGFD, haciendo un ejercicio de visión más amplia, apostando y diseñando a medio y largo plazo, por el Eje central de Acción Feminista Romaní (empoderamiento, estatus político de la causa, diversidad, antirracismo y reconocimiento identitario) exigimos la necesidad de un cambio de estrategia política tanto a nivel local como estatal que ponga el acento en la visibilidad de la heterogeneidad gitana y en el cuestionamiento del marco político formulado hasta ahora sin nosotras como protagonistas de nuestra propia emancipación.

Estamos seguras que trabajando duro, con ilusión y sin miedos podemos seguir sumando fuerzas  a este nuestro gran proyecto que encierra la esencia misma de JUSTICIA SOCIAL.

Menú de cierre