Carta abierta a la Comisión Europea en relación al clima de odio

Traducción por Rebeca Santiago Heredia

19/07/2018

Budapest, Roma, 18 de julio de 2018

El Centro Europeo por los Derechos de los Romaníes (ERRC) ha enviado hoy una carta abierta a Beatrice Covassi, la máxima responsable de la Comisión Europea en Italia, solicitando la adopción de medidas contundentes por parte de la Comisión Europea por la creciente ola de antigitanismo en Italia. Cientos de defensores de los derechos de los romaníes también se sumaron a esta demanda durante la pasada semana.

Estimada Sra. Covassi,

El Centro Europeo por los Derechos de los Romaníes (ERRC) se dirige a usted mediante esta carta para expresar su consternación y protesta ante la atmósfera de odio y prejuicios contra la población romaní que el Ministro del Interior Matteo Salvini ha alimentado intencionadamente. También para manifestar nuestra preocupación por la sucesión de acontecimientos que siguieron al anuncio de la realización de un censo étnico en Italia.

Hacemos un llamamiento a la Comisión Europea para que tome medidas que pongan fin a las acciones represivas contra las comunidades romaníes y para que condene el discurso de odio vertido por líderes políticos, así como el incumplimiento de Italia con su compromiso con el Plan Nacional para la Inclusión de los Romaníes, Sinti y Caminanti firmado el 28 de febrero de 2012.1

Aunque nos sentimos animados por las declaraciones del Primer Ministro en las que descartó la realización de un censo basado en el origen étnico por tratarse de una práctica “inconstitucional y discriminatoria,”protestamos por las declaraciones racistas hechas por un miembro de peso del gobierno de coalición, Matteo Salvini.

Han vuelto a surgir escenas preocupantes del ministro Salvini llamando a una “limpieza masiva calle por calle, plaza por plaza, barrio por barrio”.3

Protestamos, aún más si cabe, por estas afirmaciones: “los extranjeros irregulares serán deportados por medio de acuerdos con otros países, pero, por desgracia, a los gitanos italianos nos los tendremos que quedar”. Es absolutamente inaceptable y carente de precedente que un Ministro del Interior de un Estado miembro de la Unión Europea exprese su frustración por no poder expulsar a sus propios conciudadanos de su propio país.

Creemos que las declaraciones de Salvini incumplen muchas disposiciones de las leyes de la Unión Europea, incluyendo la prohibición de incitación al odio racial, incluida en la Decisión Marco 2008/913/JHA; la prohibición de discriminación por raza en el acceso a servicios y a protección social, integrada en la Directiva 2000/43 y las normas referentes al procesamiento de información sensible, recogida en el Artículo 10 de la Directiva 2016/680.

Aunque la elaboración del censo étnico no salga adelante, el discurso de odio y provocación del ministro Salvini está promoviendo duras respuestas en las autoridades municipales e incitando a la hostilidad contra la población romaní. Esto es algo que ya se ha podido ver en los recientes acontecimientos, como la manifestación antigitana liderada por el grupo de extrema derecha Forza Nuova en Turín el 30 de junio;4 las acciones llevadas a cabo por el alcalde de Vicenza para extender la prohibición de gitanos y gitanas en determinados espacios públicos con la intención de hacerla extensiva a todo el territorio del municipio;5 los desalojos de varios campamentos por toda Italia y el desalojo masivo del campamento “Camping River” de Roma el pasado 29 de junio, lo que ha dejado a la mayoría de desalojados sin hogar y vagando por las calles.6

En otro preocupante desarrollo de los acontecimientos, el Consejo Regional de Lombardía presentó una moción para elaborar un mapa de los asentamientos de Romaníes y Sintis en Lombardía, “para implementar las intervenciones más adecuadas para contrarrestar las situaciones de degradación e ilegalidad urbanística y garantizar la coexistencia civil”.
Coincidimos con el Partido Democrático, el cual condenó esta moción por “racista y demagógica” y por ser una acción encaminada a la realización de un censo de Romaníes, Sintis y Caminanti en Lombardía.7

Apelamos a la Comisión para que tome medidas y garantice que esto no suponga un retorno a la llamada “Emergencia Nómada” del 2008 al 2011. Esta emergencia nacional provocó la difusión del discurso de odio, intimidación y violencia contra las comunidades de romaníes hasta que el Consejo de Estado de Italia dictaminó que era infundado, injustificado e ilegal. Dichas medidas represivas arbitrarias sirvieron sólo para aumentar las tensiones, legitimar abusos de los derechos humanos e infligir un daño irreparable a cualquier previsión de inclusión social.

Instamos a la Comisión Europea a asegurar que Italia se atiene a la Directiva de Igualdad Racial y cumple con los compromisos acordados en su Plan Nacional de Integración de los Romaníes. Es una cuestión de urgencia que la Comisión se posicione en contra de estos incidentes reaccionarios y racistas y de las medidas represivas del gobierno italiano contra la población romaní.

Atentamente,
Đorđe Jovanovic
Presidente del ERRC

Compártelo en
Compártelo en
Menú de cierre