Menos lecciones, más interseccionalidad