No están solas. Eso es lo que quedó claro en el II Congreso Internacional de Mujeres Gitanas, celebrado recientemente en Barcelona. Porque poner en común las experiencias vividas en los diferentes rincones de Europa puede ayudar a izar velas.

Menú de cierre